Algunas piezas de “Objeto encontrado” que debes conocer

Quienes tienen acceso a las obras de arte, son quizás las personas más acaudaladas del planeta, y para demostrar su estatus adquieren a través de subastas todas aquellas expresiones plásticas que son consideradas invaluables.

Incluso aquellas obras que se definen como objeto encontrado, están cotizadas en millones de euros, ya que sea que se produzca de manera burlista o intencionada. El objeto encontrado no es otra cosa que descontextualizar un objeto cotidiano y ubicarlo en una galería o museo de arte.

El objeto encontrado es considerado una obra de arte una vez que su autor coloca alguna seña característica o firma en el seno de la obra. Mencionaremos algunos objetos encontrados que gozan de notoriedad actualmente.

  1. Calcetín” de Antoni Tapies

Antoni Tapies fue un artista plástico que no se manejaba bajo las premisas típicas del arte, ya que consideraba que odiaba las maneras tradicionales de hacer arte, por lo que se proclamaba autodidacta.

Exploró el arte abstracto de múltiples maneras, lo que le motivó a trabajar con el “objeto encontrado”, situándolo nuevamente en lugar de reconocimiento, pese al odio que sienten los “haters” pos sus obras incomprendidas.

En este caso el objeto encontrado de Tapies sería un calcetín, del que realizaría una réplica a futuro, localizada en la azotea de la Fundación Tapies.

  1. “Urinal” de Marcel Duchamp

Marcel Duchamp era considerado uno de los maestros del Dadaísmo en Europa, y era creador insigne de numerosas obras de arte; pero jamás el público imaginaría que Duchamp iba a realizar una travesura del calibre que mencionaremos a continuación.

En 1917 se realizaba una exposición, por lo que decidió adquirir un urinal y girarlo 90 grados colocándole el nombre “R. Mutt” para negar su participación cuando fuere conveniente. En ese entonces Duchamp era miembro de la junta de la Sociedad de artistas independientes.

  1. “Caca de Artista” por Piero Manzoni

En este mundo nada puede tomarse totalmente en serio, ni siquiera el arte. Es por ello que Piero Manzoni fue un crítico del arte que hacia mofa de aquellos exponentes que realizaban creaciones consideradas valiosas por el simple hecho tener el nombre del artista estampado en ella.

La “obra” más notable de Manzoni fue su “Caca de artista” enlatada, y no fabricó una sino 90 latas, cuya presentación venia en 4 idiomas: italiano, francés, alemán e inglés a través de su expresión más vulgar.

Es una crítica al mercado del arte, ya que muchas personas aspiran hacerse de obras costosas, sin importar qué es lo que se está elaborando, como en este caso lo excrementos enlatados.

Repercusiones de seguridad de las obras mencionadas

En el caso del calcetín de Tapies, era imposible realizar una escultura de 18 metros por cuestiones de materiales y arquitectura, por lo que se redujo su tamaño considerablemente.

El urinal de Duchamp fue tan ofensivo y escandaloso en su época que Duchamp tuvo que renunciar a la junta al igual que Walter Arensberg, amigo y coleccionista de arte. Hoy se mantiene vigente como patrimonio del arte contemporáneo.

Ninguna lata de “caca de artista” ha sido abierta en la actualidad por cuestiones obvias; no obstante un amigo de Piero Manzoni asegura que las latas tan solo contienen yeso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *