Vincent Van Gogh y El Postimpresionismo

      Comentarios desactivados en Vincent Van Gogh y El Postimpresionismo

Considerado uno de los mejores y más brillantes artistas de la historia, Vincent Van Gogh es como un puente entre dos eras distantes que sólo se unen mediante el delgado hilo de su existencia y de su trascendental obra.

Auspiciado por su inseparable hermano menor, Theo. Vincent pudo dedicarse a tiempo completo a su obra consagrando un estilo único que serviría de inspiración para otros grandes artistas del siglo XX como Derain, Vlaminck o incluso Picasso. Ya que reunió el realismo y el impresionismo de artista anteriores, para luego abrir paso al postimpresionismo y al surrealismo desarrollado en la época moderna.

Van Gogh y sus episodios de locura

Siendo alguien frágil, que sufría períodos depresivos y de histeria que se prolongaron con el paso de los años, hasta su posterior suicidio con una arma de fuego. Quedando una de las mayores anécdotas del arte conocida como la “Oreja de Van Gogh”, cuando en un ataque de ira busca de agredir a su amigo y pintor Gauguin con una navaja, que minutos después el mismo se corta el lóbulo de la oreja (no la oreja completa). Una acción que muchos biógrafos e incluso el mismo Gauguin tradujeron como una consecuencia del compromiso de su hermano Theo.

Obras como La Noche Estrellada o Los Campesinos Comiendo Patatas, se han convertido en un hito en la historia del arte. Vincent suma alrededor de 900 cuadros, de diferentes estilos, pero con la misma pluma mágica creadora de trasfondo.

Aunque sus episodios de locura  le agravaron sus días, a su vez le otorgaron de una sensibilidad sobrehumana que hasta nuestros días sobrepasa la percepción de muchos artistas. Sólo los más talentosos y dotados pueden dar honor a su legado.

Sus desgracias, fuente de inspiración

Impactado por las enormes desgracias que le ocurrieron en vida, utilizó todos esos sentimientos encontrados para plasmarlos en el lienzo bajo todo un éxtasis artístico que no tenía precedentes desde la época de Da Vinci.

Con profunda fe cristiana que le ayudó a sobrellevar los reveces de la vida y que plasmó en sus creaciones de manera muy emotiva. En donde la espiritualidad fue el cerrajero que abrió las puertas de su mente creativa y genial.

También tuvo a una amante, Sien que le sirvió de soporte emocional y de modelo para varios cuadros. Siendo así, una de las principales fuentes de inspiración del pintor por varios años. Incluso se iban a casar pero nunca llegó a concretarse.

Vincent Van Gogh fue todo un autodidacta cuya habilidades innatas junto a su espíritu artístico elevado le llevaron a la consolidación de una pasión inconmensurable a lo largo de su vida, la pintura. Por lo que hoy y siempre será reconocido mundialmente.

Finalmente, no cabe duda de la genialidad de Vincent Van Gogh y su imprescindible contribución al arte moderno y contemporáneo. Que a pesar de su estado mental alterado y trastorno depresivo, en donde su legado queda incorruptible con el paso del tiempo, siendo así una leyenda indiscutible en la historia de la pintura y que aún sigue siendo objeto de inspiración.